Nuestra fruta, dos veces buena: por saludable y por proceder de agricultura responsable

El cuidado del planeta es una tarea conjunta en el que todos aportamos. En el Grupo Suntory, a nivel global, invitamos a nuestros proveedores de frutas a ser responsables con el uso del agua, a facilitar la regeneración de los suelos, a no modificar genéticamente los frutos que nos regala la tierra y a proteger a los trabajadores agrícolas. Estos valores se materializan en un pacto de buenas prácticas entre la compañía y los proveedores, al que denominamos Fruit Chart.

En Suntory mantenemos un compromiso firme de responsabilidad con la sociedad y de sostenibilidad con el planeta. Valores que se materializan en todos los procesos: desde la producción a la distribución y el momento de consumo, con productos cada vez más saludables y equilibrados. Y uno de los capítulos más importantes para una compañía de bebidas refrescantes es el uso del agua y la forma en que se produce nuestro ingrediente fundamental: la fruta.

Por eso, planteamos a nuestros proveedores una Fruit Chart que les compromete con esos mismos valores. ¿Qué supone ese pacto por la fruta? Fundamentalmente, mejorar las prácticas para un desarrollo agrícola sostenible que beneficie a la comunidad respetando el entorno.      

Esta guía de buenas prácticas para el aprovisionamiento de frutas de forma responsable impulsa también a los proveedores a invertir en herramientas de producción que consuman menos energía y que tengan una tecnología que emita menos CO2.

¡Este compromiso ya ha sido firmado por el 100% de los proveedores de frutas en España! Agricultores responsables que nos proporcionan naranjas, limones, pomelos y mandarinas de los ricos campos del Mediterráneo español y de la Andalucía Occidental.

En Suntory seleccionamos nuestras plantaciones a nivel global, allí donde se encuentra el mejor género y donde se respetan estos compromisos, como ocurre con España. Las frutas que forman parte de nuestras bebidas se cultivan bajo un modelo de producción muy exigente y sin recurrir a la modificación genética. Además, se respeta el ciclo de temporada y solo se recogen las frutas cuando están maduras. El exprimido de la fruta se produce a las 24 horas de que haya sido recogida.