EVA BETBESÉ: EN SUNTORY TRABAJAMOS CON PASÍON, COMPROMISO Y COMO UN EQUIPO

Eva Betbesé nació en Madrid en 1975. Esquiadora y jugadora de baloncesto, lleva cinco años en Suntory Beverage & Food Spain como Directora de Finanzas y Administración, donde se ocupa de áreas como Contabilidad, Impuestos, Tesorería, Gestión del crédito y Control interno. Graduada en Derecho y en Administración de Empresas, antes pasó por PriceWaterhouse Coopers (PwC) e Ingenico Group. Con motivo del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, hemos hablado con Eva de su experiencia laboral, de la igualdad y de cómo han ido aterrizando sus sueños profesionales. Para SBFS es un lujo contar con ella.

Nos acercamos al 8 de marzo. ¿Cuáles son las mujeres que tienes como referencia?

Mi madre y mi abuela materna. Fueron mujeres emprendedoras, trabajadoras, proactivas, con gran energía y pasión. ¡Mujeres adelantadas a su tiempo!

¿Recuerdas algún consejo que te hubieran dado y que te haya servido en la vida?

Ellas me transmitieron algo muy importante: imagina el tipo de mujer que quieres llegar a ser y ve a por ello, sé independiente y mantén siempre una actitud positiva ante la vida.

¿Qué fortalezas crees que te han podido llevar a estar donde estás actualmente y a ser ahora quién eres? 

Tener los objetivos claros. Y, cómo no, la fuerza, la energía y el tesón suficientes para llevarlos a cabo.

Con motivo del Día de la Mujer, ¿qué barreras crees que hay, aún, para que la mujer se desarrolle, trabaje o viva en igualdad de condiciones que los hombres?

Creo que cada día hay que trabajar a favor de la igualdad entre hombres y mujeres. Yo, personalmente, he tenido la inmensa suerte de no encontrar barreras en mi carrera profesional.

¿Qué es lo que has encontrado en Suntory Beverage & Food Spain?

He encontrado a profesionales excelentes y grandes personas. Es una compañía abierta a todos, con un ambiente de trabajo y condiciones fenomenales por encima de la media. Se trabaja con pasión, compromiso, agilidad y, sobre todo, como un equipo.

Sabemos de tu afición por el baloncesto. ¿En qué te ha ayudado este deporte a crecer como persona?

Ocupaba la posición de pívot. Me ha aportado valores como el trabajo en equipo, el compromiso, la generosidad con mis compañeros, la humildad, el afán de superación y la persecución de un objetivo. También aprendí e interioricé la importancia de una sana competitividad, el liderazgo, el respeto, el tesón y el sacrificio.